Al rescate del paisaje cultural cafetero

paisaje

Para mejorar la nutrición y la estabilidad de la sociedad cafetera se ha iniciado un trabajo desde la UNISARC por el investigador Francisco Javier Franco Ospina, quien además invita a los interesados en preservar nuestras raíces a vincularse con este importante proyecto social y medioambiental.

 

 

Según el master Franco Ospina, el 80% de la agrobiodiversidad asociada a los cafetales de Risaralda ha ido desapareciendo desde la década de los 70, dato que hace parte de su trabajo de tesis denominado “Agrobiodiversidad con enfoque agroecológico asociada al agroecosistema del café en Risaralda”, con el cual obtuvo el título de Máster en Agroecología con la Universidad de Córdoba, España.

El docente se enfocó en sustentar su tesis mediante el estudio de todas las especies que los abuelos tenían asociados al café antes de la tecnificación cafetera en 1970 y cuántas hay actualmente.

 

Para desarrollar el trabajo hizo entrevistas y talleres participativos con 50 caficultores que vivieron las dos épocas: de cultivo tradicional y de cultivo tecnificado del café, en los municipios más cafeteros de departamento: Apía, Santuario, Balboa, La Celia, Santa Rosa de Cabal, Belén de Umbría, Guática, Quinchía, Marsella y Pereira”.

 

En los talleres los abuelos manifestaron que asociaban hasta 59 árboles frutales, 30 plantas medicinales, 12 especies forestales, maderas finas que ellos utilizaban para la construcción de la casa, para los muebles, las camas, leña, horcones y cabos de herramientas; 30 especies de pancoger como ahuyama, ají, arracacha, batata, cacao, cebolla de rama, cilantro, coles, chachafruto, entre otras, que aseguraban la soberanía alimentaria de la familia en cuanto a cantidad y calidad, para poder utilizar los ahorros dejados por el café en la educación, salud y recreación del núcleo familiar.

 

 

www.pereiravirtual.com

Al rescate del paisaje cultural cafetero

paisaje

Para mejorar la nutrición y la estabilidad de la sociedad cafetera se ha iniciado un trabajo desde la UNISARC por el investigador Francisco Javier Franco Ospina, quien además invita a los interesados en preservar nuestras raíces a vincularse con este importante proyecto social y medioambiental.

 

 

Según el master Franco Ospina, el 80% de la agrobiodiversidad asociada a los cafetales de Risaralda ha ido desapareciendo desde la década de los 70, dato que hace parte de su trabajo de tesis denominado “Agrobiodiversidad con enfoque agroecológico asociada al agroecosistema del café en Risaralda”, con el cual obtuvo el título de Máster en Agroecología con la Universidad de Córdoba, España.

El docente se enfocó en sustentar su tesis mediante el estudio de todas las especies que los abuelos tenían asociados al café antes de la tecnificación cafetera en 1970 y cuántas hay actualmente.

 

Para desarrollar el trabajo hizo entrevistas y talleres participativos con 50 caficultores que vivieron las dos épocas: de cultivo tradicional y de cultivo tecnificado del café, en los municipios más cafeteros de departamento: Apía, Santuario, Balboa, La Celia, Santa Rosa de Cabal, Belén de Umbría, Guática, Quinchía, Marsella y Pereira”.

 

En los talleres los abuelos manifestaron que asociaban hasta 59 árboles frutales, 30 plantas medicinales, 12 especies forestales, maderas finas que ellos utilizaban para la construcción de la casa, para los muebles, las camas, leña, horcones y cabos de herramientas; 30 especies de pancoger como ahuyama, ají, arracacha, batata, cacao, cebolla de rama, cilantro, coles, chachafruto, entre otras, que aseguraban la soberanía alimentaria de la familia en cuanto a cantidad y calidad, para poder utilizar los ahorros dejados por el café en la educación, salud y recreación del núcleo familiar.

 

 

www.pereiravirtual.com