Educación y perdón, obras en Teatro Azul el fin de semana

teatroazul

Sin Sentido es una obra sobre el tema de la educación en Colombia, un análisis y una crítica fuerte al sistema

 

Teatro Azul, con el propósito de generar una agenda artística para la temporada de fin de año, presentará el viernes 1 de diciembre la obra Sin Sentido y el sábado 2 de
diciembre la obra Hominum, perdón por ser a las 7:30 p.m. Ambas son producciones originales de esta compañía quindiana, que tocan respectivamente el tema de la educación en
Colombia, y el perdón. Este fin de semana teatral se cerrará el domingo 3 de diciembre con el Grupo Teatro por la Paz de Tumaco, que presentará a las 6:00 p. m. la obra El
olvido está lleno de memoria, función que cuenta con el apoyo del ministerio de Cultura

Asimismo, estas tres presentaciones se realizan con el acompañamiento de la Corporación de Cultura y Turismo de Armenia.

A continuación, algunas reseñas de las obras Sin Sentido y Hominum, perdón por ser escritas por espectadores que tuvieron la oportunidad de encontrarse con estas puestas en
escena, que se inscriben en una línea que Teatro Azul ha denominado Teatro Necesario.

Sin Sentido

Roberto Restrepo Ramírez. Antropólogo Universidad Nacional y docente universitario.

“La expectativa es mayor al principio, cuando está anunciada la presentación del monólogo, un género teatral alrededor del cual se espera con exigencia, toda vez es el resultado
de movimientos, expresiones y juegos histriónicos de una sola persona.

Cuando empieza la obra, llamada Sin Sentido del Teatro Azul de Armenia, se retratan un cúmulo de interrogantes, no sólo de su protagonista, sino también de los espectadores. La
mayor inquietud se genera desde el papel que representan, o pretenden representar el vestido utilizado por la joven actriz, (un overol) y la escalera en la que se desplaza
hábilmente. Muy pronto se devela el hilo conductor de sus afirmaciones, marcadas por un primer contrasentido: lo escatológico.

... Cuando presentimos el final del monólogo, agotada la versátil destreza de la protagonista, y que además nos ha introducido en los pasajes de la cotidianidad del
establecimiento, llegamos al meollo de su interpretación, esa que nos dualiza y nos descubre, la de también ser nosotros, constantemente, maquilladores de overol de nuestras
fachadas, tapando el sinsentido de nuestra actuación como seres humanos.”

Hominum, perdón por ser

Maar Montoya, actriz del Teatro a la Deriva de Cali y Magister en Literatura Colombiana y Latinoamericana.

“La obra comienza y ya la disposición de dos actrices me anuncia una dislocación del espacio y del sentido. Una frente a otra a distancia, dialogan temas políticos y de economía
global defendiendo cada una sus posturas con vehemencia. Ellas se iluminaban con las pantallas de sus portátiles. Este lugar de los extremos es habitado durante la obra en
repetidas ocasiones. Una vez concluida la discusión, una explosión de movimiento producida por tres pantallas grandes conducidas por las tres actrices de la obra, se mueven por
todo el espacio y en ellas se proyecta un sin fin de imágenes de gran contenido político y humano; rostros, lugares, guerras aparecen amalgamadas bajo la música que inunda el
teatro. Esta obra además de desentrañar las voces de la violencia y la maldad a lo largo de los tiempos, actualiza de manera contemporánea el tema del perdón frente a esos actos
de barbarie. Perdón por ser, perdón por existir, perdón por sufrir es una dicotomía de la realidad de los hombres, del hominum, de la humanidad.

Para mayores informes, pueden comunicarse al 7450709 o al 318 789 9582.

TOMADO DE: www.cronicadelquindio.com