Semana de las Normas Verdes fue más que una vitrina para Manizales.

normasverdes

A la capital de Caldas, llegaron contactos e ideas para resolver problemas globales desde lo local.

 

Desde la seguridad ciudadana hasta la equidad de género, pasando por la movilidad y el turismo, el haber sido sede de la VII Semana de las Normas Verdes le dejó a Manizales visibilidad internacional, contactos e ideas para un amplio espectro de proyectos.
La cumbre reunió a delegaciones de 40 países en el hotel y centro de convenciones Recinto del Pensamiento para discutir sobre el significado de las ciudades inteligentes y sostenibles. En cuatro eventos que se agrupan bajo su convocatoria, se presentaron ejemplos a seguir, procesos innovadores y retos a enfrentar para las urbes contemporáneas.

La anfitriona tuvo una sesión propia para exponer sus avances en ese sentido ante invitados de bancos de desarrollo, agencias de las Naciones Unidas, otras organizaciones internacionales y gobiernos de ciudades de todo el mundo. Allí destacó su liderazgo nacional en calidad de vida, progreso social y condiciones para los estudiantes universitarios, entre otros logros.

Pero más que una vitrina para “vender” a la capital de Caldas ante el planeta, como la había planteado el secretario de Gobierno manizaleño, John Robert Osorio, la reunión de tres días fue un medio para la llegada de oportunidades para que la administración municipal implemente nuevas fórmulas para la mejoría de la ciudad.

De hecho, se anunció que Manizales será una de las 51 urbes de todo el mundo en donde se aplicará un piloto de medición de la inteligencia y sostenibilidad de las ciudades, con base en unos indicadores nuevos que desarrolló la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UTI), organizadora de la Semana Verde.

La idea es “ver cómo la ciudad se posiciona para lograr los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS)”, explicó la asesora de esa organización Cristina Bueti. “Le vamos a permitir identificar las áreas que necesitan más fortaleza y las que puede ser un caso de éxito exportable a otras ciudades”, agregó.

Chaesub Lee
El director de la Oficina de Normalización de la UTI, Chaesub Lee, destacó que el objetivo de esta cumbre es aportar soluciones a problemas globales desde el ámbito urbano.
Foto: John Jairo Bonilla
El evento concluyó, además, en la firma del Manifiesto de Manizales. Este documento compromete a los asistentes con la adopción de una agenda para 2020 en la que se busque “un desarrollo que satisfaga las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

Este acuerdo, como el evento, se centra en la innovación en tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) de modo que contribuyan a proteger y no a dañar el medio ambiente. Pero toma en cuenta variables como el fomento de la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres en la ciencia.

Sin embargo, lo más importante es que esos principios se tradujeron desde ya en más que buenas intenciones. El alcalde de Manizales, Octavio Cardona, manifestó su interés y, con su gabinete, hizo contactos para aplicar en su ciudad las innovaciones exitosas de otros lugares que fueron premiadas el lunes.

En particular, fueron dos de las cinco galardonadas –en el grupo estuvo Bogotá, por su plataforma web para la participación ciudadana– las que destacó el mandatario local anfitrión. Sus secretarios recibieron la orden de contactar a los desarrolladores para buscar la manera de importar sus ideas e incluso mejorarlas en Manizales.

Una consistió en una aplicación móvil para elaborar un mapa de las rutas del transporte público en Xalapa (México) con la ayuda de sus ciudadanos. La otra, convierte el teléfono inteligente de los habitantes en una especie de botón de pánico portátil para reportar crímenes y emergencias, como estrategia para mejorar la seguridad en la comuna residencial Vitacura de Santiago de Chile.

 

 

TOMADO DE: www.eltiempo.com