"La Hora del Recreo"

lahoradelrecreo

La fundacion Telefonica publico el libro "la hora del recreo" por el no trabajo infantil.

 

.


 

 

 


 


trabajoninos

La pretensión con la obra es hacer visible la realidad social de más de 14 millones de niños que son obligados a trabajar, según datos suministrados por la OIT.

 

No se trata de un libro al uso, sino una obra de reportajes fotográficos y escritos en la que han colaborado prestigiosos escritores y fotógrafos para acercar la dura realidad que afrontan los pequeños y adolescentes,Los dineros recaudados con la venta del libro serán destinados al programa Proniño, que desde 1998 trabaja para erradicar este flajelo en la población infantil.

 

Básicamente, se trata de un volumen de fotografías de distintos profesionales de la cámara sobre niños trabajadores, que están acompañadas por textos de conocidos escritores de España y América Una imagen vale más que mil palabras reza un conocido dicho popular que se vuelve oportuno para describir la publicación realizada por Fundación Telefónica, La Hora del Recreo

 

Así, en más de 128 fotografías divididas en 16 bloques, a lo largo de 207 páginas, se retrata la realidad del trabajo infantil en Latinoamérica, un problema que afecta a unos 215 millones de niños en el mundo. El equipo internacional de fotógrafos, coordinado por Carlos Spottorno, ha incluido a Walter Astrada (Argentina), Lurdes Basolí (España), Renzo Giraldo (Perú) y Álvaro Ybarra Zavala (España). Su trabajo ha consistido en retratar la vida de dieciséis niños del programa Proniño desde tres perspectivas distintas: su lugar de trabajo, su espacio de ocio y la escuela en la que estudian. La lucha contra el trabajo infantil constituye uno de los principales ejes de actuación de Fundación Telefónica.

 

 

Vistazo a una de las historias:

 

"Lo que más me gusta es el plástico: Si es rojo y resistente, mejor. Lo que menos, el metal, aunque debería ser al revés, porque pagan mucho más y con más ansia el metal, no digamos ya si encuentro un pedazo de cobre. No resulta frecuente, porque los pepenadores mayores se han especializado ya en el cobre, y parece que lo olieran, como si esos hilos brillantes y rojizos emitieran señales invisibles, y sólo los elegidos pudieran percibirlas. El plástico nos lo dejan a los medianos, a los que estamos dejando de ser niños, pero nos falta aún barba y estatura para ser hombres. Lo cierto es que no le hacemos ascos a nada: en este enorme vertedero se encuentra de todo, y casi todos nos movemos en la manera más eficaz, por pequeños grupos de distintas edades. Mi hermano el de nueve, el más escurridizo y más ágil, se las apaña para trepar entre las montañas de basura y distribuir al resto del equipo. Mi hermana sostiene con cuidado infinito los pedazos de cristal que puede merecer la pena llevarse consigo: encuentran destino en las ventanas de las chabolas como las nuestras, y muchas veces no pagan con dinero, sino con comida para ella. Los pequeños se han encargado siempre de lo más peligroso, porque si nos llega a ocurrir algo resulta más rentable que les suceda a los que aún no se han especializado, y porque no hay nada más habitual que la muerte de los niños, ni más barato que hacer otro. ………." La voz de Kevin .



 www.fundaciontelefonica.com