UNA CIUDAD MILAGRO, TENAZ Y PUJANTE

UNA CIUDAD MILAGRO, TENAZ Y PUJANTE

Armenia es la Capital del Departamento del Quindío, uno de los departamentos más jóvenes
del país caracterizado por la calidez de sus gentes, espectaculares paisajes y hermosos cultivos.
En la época precolombina la región del Quindío se encontraba habitada por Quimbayas, uno de los
grupos indígenas que más se destacaron en el país por su expresión artística y cultural, excelentes
orfebres y ceramistas, así como hábiles tejedores de mantas.

A mediados del siglo XIX llegaron a la región colonizadores precedentes de Antioquia, el Cauca y el
altiplano cundiboyacense. En este proceso de colonización se funda la mayoría de los municipios del
departamento del Quindío y surge una evolución de hábitos y costumbres socioeconómicos que
caracterizan una idiosincrasia social.

Armenia fue fundada el 14 de octubre de 1.889 por Jesús Maria Ocampo, alias "Tigrero", Alejandro,
Jesús María Suárez y otros 27 colonos. Esta ciudad es reconocida por la pujanza y amabilidad de sus
gentes y Guillermo León Valencia la bautizó "La Ciudad Milagro" por su gran desarrollo y crecimiento
urbano.

El 15 de Agosto de 1.890, Armenia fue corregimiento de Salento, para convertirse en municipio en
1.903, perteneció al Departamento del Cauca hasta 1.908, cuando se creó el Departamento de
Cartago, pero en el mismo año éste fue suprimido y Armenia pasó a formar parte del Departamento
de Manizales.

Originalmente la ciudad se pensó llamar "Villa Holguín" como un homenaje al entonces Presidente de
la República. Pero la noticia de la matanza por parte de los rusos en una región de Besarabia llamada
Armenia y la existencia ya de una finca con este nombre,  hicieron que los fundadores prefirieran este
nombre.

El gentilicio para la gente de la ciudad es Armenios, pero a sus pobladores también se les dice
Cuyabros  en honor a una fruta tropical llamada cuyabra que habitaba la región en aquella época y
cuyas raíces se adentraban con tanta fuerza en la tierra que el  árbol era muy difícil de derribar. Con
el fin de adecuar amplios terrenos para la construcción de vías y vivienda, los árboles fueron
erradicados en gran parte de la ciudad y es por esto que en el Parque de los Fundadores se erige el
“Monumento a los Fundadores” , escultura del maestro Roberto Henao Buriticá, conformado por un
tronco sobre el que se hinca un hacha. Este monumento también hace parte del escudo de la ciudad.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         
El escudo de Armas de la ciudad tiene en el centro la imagen del tronco con un hacha clavada
representando el esfuerzo y el trabajo de sus gentes, alrededor un cuerpo de color amarillo y dentro
de él, arriba, a izquierda y derecha tres recuadros con cafetos y abajo un recuadro con la fecha de
fundación de la ciudad 1889; más abajo una cinta que reza: trabajo y civilización.

La bandera de Armenia tiene tres franjas horizontales de igual anchura: verde, representando la
esperanza; blanco, representando la paz y amarillo, por la riqueza de su tierra; diseñada por la
educadora Rosana Londoño Álzate en 1927.

La letra del himno de la ciudad pertenece al poeta salamineño Tomas Calderón y su compositor fue el
maestro Rafael Moncada, nacido en Manizales y por muchos años radicado en la ciudad de Armenia
hasta su muerte en 1936. Autor de numerosos bambucos, danzas, pasillos e himnos, entre otros
"Himno del Carnaval", "Himno al Niño" e "Himno al Obrero".

La ciudad fue afectada el 25 de enero del año 1999, a las 13:19 horas, por un terremoto de 6.2
grados de magnitud en la escala de Ritcher, causando graves destrozos en toda la ciudad, afectando
26 municipios, 1230 personas muertas, 5300 personas heridas y 50000 edificaciones afectadas.

La ciudad en la actualidad está totalmente reconstruida, pues la tragedia dio paso a un nuevo proceso
de reestructuración que trajo consigo nuevas estructuras y vías, posicionando al departamento como
uno de los principales destinos turísticos del país y demostrando una vez más la tenacidad y pujanza
de su gente.